Mamíferos de Australia

Written by Héctor RuizThursday, 12 January 2006 00:01

Canguro y koala sobre un mapa de Australia

De los tres grandes grupos de mamíferos que existen (placentarios, marsupiales y ponedores de huevos o monotremas), sólo encontramos ejemplos de todos ellos en el continente australiano. Por ello, os proponemos conocer algunos de los peludos habitantes de Australia y así acercaros al mundo de los mamíferos al cual pertenecemos.

¿Qué es un mamífero?

Parece una pregunta simple y fácil de responder, ya que sin ir más lejos, nosotros, los humanos, somos mamíferos; como también lo son nuestros fieles amigos los perros, los gatos, los caballos… Después de una breve observación, todos podríamos concluir que los mamíferos son animales vertebrados (con columna vertebral), de sangre caliente, peludos (aunque algunos tengan más bien poco pelo, como los delfines), que gestan sus criaturas en el interior de su cuerpo alimentándolas directamente a través del tejido placentario, y que después de parirlas ya bien desarrolladas, las alimentan un tiempo amamantándolas con las mamas (de aquí la palabra mamífero).

Sin embargo, resulta que no todas estas características son comunes a los mamíferos. La columna vertebral, la sangre caliente y el pelo son indispensables para ser un mamífero. Pero el resto de la definición anterior sólo corresponde a los mamíferos placentarios. ¡Existen mamíferos que ponen huevos! ¿Y qué pasa con los marsupiales?

Marsupiales

La vida en la bolsa

Canguro, por Héctor Ruiz.Los marsupiales son los mamíferos más representativos de Australia. La bolsa que las hembras llevan en la barriga, el marsupio, donde se desarrollan las crías, es la principal característica que los define.

Los marsupiales eran muy comunes en la época de los dinosaurios. Entonces, los continentes del hemisferio sur estaban unidos formando uno solo, Gondwana, y los marsupiales campaban a sus anchas por todos estos territorios. La aparición de los mamíferos placentarios produjo la extinción de los marsupiales en casi todos los territorios, excepto en Australia, donde quedaron aislados. En América del Sur, sobrevivieron algunas pocas especies de marsupiales (las zarigüeyas) y una de ellas llegó hasta Norteamérica.

La existencia de dos tipos de mamíferos en entornos que eran muy parecidos produjo la duplicación de especies. Así, encontramos una versión placentaria y una versión marsupial del lobo, el gato, la ardilla, el topo, el tejón, etc.

Las hembras marsupiales no cuentan con una placenta para alimentar a las crías en el interior de su vientre. Por ello, los recién nacidos nacen muy poco desarrollados y han de encaramarse desde la vagina hasta el bolso (marsupio) que tienen las madres en la barriga, trepando entre los pelos. Allí, se agarran a un pezón para seguir alimentándose hasta que se desarrollan totalmente y son capaces de abandonar el marsupio. Algunos marsupiales también usan el marsupio para cargar a los pequeños y protegerlos.

 

Comiendo veneno

Koalas, por Héctor Ruiz.Los koalas aparentan estar drogados casi todo el día. A menudo se dice que es debido a las sustancias tóxicas que contienen las hojas de eucalipto, su único alimento. Pero no es más que una leyenda. En efecto, las hojas de eucalipto contienen sustancias tóxicas; pero los koalas tienen un hígado potente y una flora intestinal adecuada para hacerlas frente. No obstante, el contenido en nutrientes de las hojas de eucalipto es muy bajo. Por ello, tienen que procurar ahorrar energía moviéndose despacio y durmiendo 18 horas al día.

 

 

 

 

 

Monotremas

Mamíferos que ponen huevos

Equidnas, por Héctor Ruiz

Sólo existen dos especies de monotremas y ambas viven en Australia: el ornitorrinco y el equidna. Durante el Triásico (hace unos 200 millones de años) existían muchos más, pero se fueron extinguiendo.

Los monotremas rompen totalmente nuestros esquemas sobre la condición de mamífero puesto que no paren a sus crías, sino que ponen huevos e incluso los incuban. Cuando nacen los pequeños, la madre no tiene pezones para amamantarlos. Sin embargo, cuenta con dos glándulas sudoríparas modificadas por donde expulsa la leche. Así, las crías pueden beberla mientras rezuma por los pelos de la madre.

Huevo de equidna comparado con una moneda de 10 céntimos de euro

En la foto vemos un huevo de equidna. Para poder apreciar su tamaño lo comparamos a escala con una moneda de 10 céntimos de euro.

 

 

¿Es un pájaro? ¿Es un mamífero?

OrnitorrincoA primera vista, el ornitorrinco parece un animal hecho a retales. Tiene pelo y glándulas que producen leche como el resto de mamíferos, dedos palmeados, una cola parecida a la de un castor y un pico como el de un pato, que parece postizo. No en vano, su clasificación produjo una larga y ardua controversia.

El ornitorrinco es un pequeño y excelente nadador que vive en la orilla de los lagos y arroyos del este del continente australiano y Tasmania. Se alimenta atrapando gusanos, caracoles y cangrejos de río bajo el agua. Los machos tienen un par de espinas venenosas en los talones que pueden llegar a matar a un animal del tamaño de un perro. Un pinchazo no puede matar a un humano, pero le produce dolores fuertes y desagradables.

Cuando en 1798 el Museo Británico recibió la primera piel de ornitorrinco, los científicos pensaron que se trataba de una falsificación.

Placentarios

Los mamíferos con más éxito

Los placentarios son los mamíferos más exitosos, en el sentido de que han conseguido colonizar todas las regiones de la Tierra. Nosotros somos el ejemplo más claro. Desde las ballenas a las musarañas, los mamíferos placentarios se caracterizan por gestar a sus crías en el interior de la madre y parirlas bien desarrolladas. Para hacerlo, cuentan con un órgano especial que aparece durante la gestación: la placenta. La placenta permite al feto recibir alimento y oxígeno de la sangre de la madre y deshacerse de los residuos del metabolismo. Es el órgano que conecta el cuerpo de la madre con el del pequeño. La placenta también protege al feto de infecciones microbianas y de sustancias perniciosas. Además, se encarga de producir hormonas que controlan procesos durante la gestación y de otros que provocan el parto. Este invento de la evolución, junto con el resto de características de los mamíferos, hacen de los placentarios unos animales muy eficientes, capaces de adaptarse a un sinnúmero de ambientes muy diversos.

Dromedario y conejo, por Héctor Ruiz

Los mamíferos placentarios de Australia son inmigrantes. Cuando el continente australiano se separó de América del Sur y la Antártida, sólo habitaban marsupiales y monotremas. Los primeros inmigrantes placentarios llegaron de forma natural: murciélagos y roedores, que se extendieron por todo el territorio. Más tarde, hace unos 60-70 mil años, otro inmigrante placentario llegó: el ser humano. Ahora bien, su impacto no se hizo notar demasiado hasta hace dos siglos, cuando introdujo otras especies de mamíferos placentarios que hoy viven en Australia. Algunas han producido importantes destrozos ecológicos y económicos, como el conejo, el ratón y el zorro. Otros se han adaptado sin producir un impacto ecológico importante, como es el caso de los dromedarios. De hecho, los únicos dromedarios salvajes del mundo viven en Australia.

Perro Dingo australianao, por Lone Pine Koala SanctuaryEl dingo es un perro salvaje que vive en Australia. No es diferente en absoluto de los perros que tenemos en casa. Sólo hace 4.000 años que vive en estado salvaje. Llegó en barcos de marineros asiáticos, que lo usaban como animal de compañía, carga, y... ¡como alimento! Los dingos se comportan como cualquier otro perro si se adoptan desde pequeños. ¡Pero no ladran!