Curar la diabetes

Written by Héctor RuizSunday, 11 February 2007 01:26

Curar la diabetes

La diabetes afecta ya a más de 170 millones de personas en todo el mundo y sigue en aumento. Un cambio en los hábitos de vida y alimentación podría prevenir muchos de los nuevos casos que aparecen anualmente. Pero aquellos que sufren la diabetes desde jovencitos por motivos de autoinmunidad, los diabéticos de tipo 1, hasta ahora poco podían hacer más que inyectarse insulina diariamente para ir pasando. Ahora por fin pueden empezar a divisar una posible solución definitiva a su enfermedad: la terapia génica.

Dibujo de vasos sanguíneos¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por que las células del cuerpo son incapaces de coger la glucosa que circula por la sangre y, por lo tanto, quedan privadas de su principal fuente de energía. Además, esto hace que la glucosa se acumule en la sangre. Los altos niveles de glucosa en sangre (hiperglucemia) tienen consecuencias muy graves, puesto que pueden dañar los vasos sanguíneos, los riñones y los nervios.

Aquello que ordena a las células que cojan la glucosa de la sangre es la insulina, una hormona producida por unas células determinadas del páncreas, las células beta. La carencia de insulina o su ineficacia son las causas de la diabetes.

Estructura tridimensional de la molécula de la insulina.Hay dos tipos de diabetes

Diabetes de tipo 2

La diabetes de tipo 2 es la más frecuente (90% de los casos) y aparece normalmente en individuos adultos. Se debe a que las células del cuerpo se hacen resistentes a la insulina, es decir, aun habiendo insulina que las ordena que tomen glucosa, éstas no le hacen caso. Habitualmente este tipo de diabetes va asociado a unos hábitos de vida concretos que incluyen el sedentarismo y una alimentación inadecuada (el 80% de las personas con diabetes 2 sufren sobrepeso).

Cuando comemos, la insulina ordena a nuestras células que cojan la glucosa de la sangre, mientras que en ayunas, la insulina no actúa. Pero si comemos mucha y con mucha frecuencia, la insulina continuamente entra en acción y puede llegar un momento en que las células dejen de hacerle caso: se hacen resistentes.

La diabetes de tipo 1

La diabetes de tipo 1, menos frecuente pero más grave que la diabetes de tipo 2, se origina porque el sistema inmunitario ataca y destruye las células beta del páncreas que fabrican la insulina: es pues una enfermedad autoinmunitaria. Esta diabetes no tiene cura y cuando aparece, generalmente durante la infancia o adolescencia, condena al paciente de por vida a administrarse diariamente insulina, una solución que sólo consigue paliar los síntomas pero que no evita la aparición a largo plazo de graves complicaciones secundarias.

Una joven tratando su diabetesEsperanza para los diabéticos

En el Centro de Biotecnología Animal y Terapia Génica de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), el equipo de investigación encabezado por la Dra. Fátima Bosch está realizando algunos de los adelantos más espectaculares en la terapia de la diabetes de tipo 1. Concretamente, su objetivo es regenerar las células beta del páncreas mediante la terapia génica, es decir, a través de la introducción de algún gen que active la producción de estas células en el páncreas, para que este órgano vuelva a producir insulina. Se pretende de esta manera que los diabéticos de tipos 1, que han perdido sus células productoras de insulina, las recuperen, y lo hagan a un ritmo suficiente como para contrarrestar la destrucción ocasionada por la autoinmunidad.

Parece ciencia ficción, pero el equipo de la Dra. Bosch ya consiguió curar ratones diabéticos mediante la introducción de un gen (IGF-1) precursor de células beta en su genoma, cuando todavía eran embriones. Al nacer, los ratones eran tratados con un producto que simulaba la diabetes de tipo 1 porque destruía sus células beta; pero la introducción del gen IGF-1 contrarrestaba sus efectos, de forma que estaban totalmente sanos.

Teniendo en cuenta el éxito de este experimento, hace ya unos años que el equipo de la UAB pretende curar individuos adultos, intentando introducir el gen IGF-1 en las células del páncreas. Esto se consigue mediante vectores víricos: virus modificados de tal manera que sean inofensivos, contengan el gen IGF-1 e infecten exclusivamente las células del páncreas. Estos virus tienen la capacidad (como los virus naturales) de integrar su DNA en el genoma de las células; puesto que en su minúsculo DNA hemos incluido el gen IGF-1, nos harán "el favor" de introducirlo allí dónde la célula lo pueda leer. Por el momento se han realizado varios adelantos en esta dirección que muy pronto se podrían trasladar a los ensayos clínicos con humanos. Los diabéticos pueden empezar a divisar una cura en el horizonte.

La administración de insulina sintética permite corregir la hiperglucemia del paciente, pero no soluciona la enfermedad. La cura de la diabetes de tipo 1 requeriría necesariamente la regeneración de las células beta del páncreas productoras de insulina, a la vez que haría falta contrarrestar la destrucción autoinmunitaria de estas células. Esto permitiría al diabético normalizar por si solo sus niveles de glucosa en sangre sin la necesidad de inyectarse insulina y, por lo tanto, dejar de ser diabético.

Grabado de Galeno, Pierre Roch Vigneron (c. 1800).Una enfermedad conocida desde antiguo

La diabetes era ya conocida en la antigüedad. Del siglo XV a.C. data la primera descripción de sus síntomas, descubierta en un papiro egipcio. En el siglo II d.C., Areteo de Capadocia bautizó esta enfermedad con el nombre de diabetes, que en griego significa sifón. Con este término hacía referencia al síntoma más llamativo de la enfermedad: la eliminación exagerada de agua a través de los riñones, es decir, el gran volumen de orina que producían los enfermos. Aquel mismo siglo, el famoso médico Galeno también le hizo referencia. No es hasta el siglo XI que volvemos a encontrar escritos médicos sobre la diabetes, cuando el grande Avicena habla de ella con precisión en su famoso Canon de la Medicina.

En 1679, Tomás Willis realizó una descripción magistral de la diabetes y le añadió el adjetivo mellitus. Con esta palabra griega, que quiere decir "miel", hacía referencia al gusto dulce de la orina de los enfermos, que va cargada de glucosa... ¿¡quizás la probó!?

Frederic Banting y Charles Best

En 1921, Frederic Banting y Charles Best consiguieron obtener insulina purificada y con esto revolucionaron el tratamiento y prevención de la diabetes tipo 1: de una enfermedad fatal hicieron una crónica, permitiendo la supervivencia de los afectados.