Venenos: sustancias fatales

Written by Eva PellicerTuesday, 30 May 2006 13:30

Venenos, substancias fatales

Desde Sócrates, que fue condenado a tomarse un brebaje de cicuta, hasta Víktor Iúsxenko, a quien las dioxinas le han desfigurado el rostro, los venenos (¡y también los envenenadores!) han evolucionado a lo largo de la historia.

Arsénico: un clásico entre los clásicos

Arsénico en estado puroEl arsénico es un elemento que pertenece al grupo V de la tabla periódica, junto con el nitrógeno, el fósforo, el antimonio y el bismuto. Es un semimetal, lo cual significa que presenta propiedades metálicas y propiedades no metálicas. Desde el punto de vista químico, pues, no es ni carne ni pescado. Pero la popularidad de la que disfruta el arsénico no proviene de sus características fisicoquímicas, sino del hecho de que es conocido desde la antigüedad como el veneno por excelencia. En el siglo XV los hermanos Cesare y Lucrezia Borgia utilizaban profusamente el arsénico para envenenar a sus enemigos. El arsénico es inodoro y no tiene gusto, lo cual hace que pueda ser mezclado fácilmente con los alimentos o la bebida sin que la víctima pueda sospechar nada.

Los síntomas iniciales derivados de la intoxicación por ingestión de arsénico son un gusto metálico en la boca, aumento de la salivación y dificultades para tragar. Unos 150 mg de arsénico son suficientes para provocar la muerte.

Napoleón en su estudio, Jacques-Louis David, 1812 Hoy en día las circunstancias que rodearon la muerte de Napoleón Bonaparte todavía enfrentan partidarios del envenenamiento progresivo con arsénico con aquellos que defienden que el arsénico no tuvo nada que ver y que Napoleón murió sencillamente como consecuencia de un cáncer de estómago. El doctor Pascal Kintz, del Instituto de Medicina Forense de Estrasburgo, afirmaba el junio de 2001 que la concentración de arsénico en los cabellos de Napoleón era de entre 7 y 38 veces superior a lo normal, lo cual confirmaba la hipótesis del envenenamiento con arsénico.

Pero en el año 2002 apareció en la revista Sciene et Vie un artículo que pretendía demostrar que no se había producido intoxicación por ingestión, puesto que todos los copos de cabello cortados en un periodo de 15 años contenían dosis masivas de arsénico muy parecidas. El arsénico, por lo tanto, seria de origen exógeno.

Es sabido que en el siglo XIX se empleaban productos capilares que contenían arsénico para evitar la caída del cabello. Por lo tanto, es probable que Napoleón utilizara estos productos para retrasar la calvicie. Según esta hipótesis, pues, el emperador habría muerto a consecuencia de un cáncer de estómago. El debate está servido.

La cicuta

Planta de la cicutaLa cicuta es una planta herbácea muy tóxica. Cuando se arrancan o se trituran las hojas de cicuta, desprende un olor parecido al de un ratón. Sin embargo, su toxicidad disminuye con el tiempo, puesto que contiene alcaloides de elevada volatilidad que se van evaporando.

En 399 a.C. Sócrates fue condenado a ingerir cicuta tras ser acusado de corromper a la juventud y de no creer en los dioses de la ciudad. La leyenda dice que Sócrates, tras tomar la cicuta con absoluta serenidad en presencia de sus mejores amigos, tuvo que consolarlos mientras el veneno hacía efecto y se le paralizaban progresivamente los pies, las piernas, el vientre y finalmente el corazón.

 

Ácido prúsico

Veneno, por Zeth LorenzoEl cianuro de hidrógeno, de fórmula HCN y vulgarmente denominado ácido prúsico, es un líquido incoloro altamente volátil que hierve a los 26 ?dm;C. Es utilizado ampliamente en la industria química para la producción de tintes, explosivos y plásticos. Los vapores de cianuro de hidrógeno son fácilmente identificables porque tienen olor de almendra amarga. Una concentración de 300 partes por millón en el aire es suficiente para matar a una persona en cuestión de minutos. El grupo CN– inhibe la respiración celular y esto hace que sea extremadamente venenoso. Este compuesto fue utilizado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial para llevar a cabo genocidios en masa.

 

 

El monóxido de carbono

Caldera antigua de combustión de maderaEl monóxido de carbono es un gas inodoro e incoloro que se genera cuando se queman materiales combustibles como por ejemplo la gasolina, el petróleo, el tabaco o la madera en presencia de una cantidad insuficiente de oxígeno.

El monóxido de carbono forma con la hemoglobina un compuesto muy estable, de forma que la capacidad de transporte de oxígeno de la sangre queda significativamente menguada. La afinidad del monóxido de carbono con la hemoglobina es entre 200 y 300 veces superior a la del oxígeno con ella.

La inhalación de monóxido de carbono puede provocar la muerte si los niveles son elevados o la exposición al gas es larga. Es muy importante asegurarse que las chimeneas, las calderas y los calentadores de agua funcionen correctamente para evitar una producción indeseable de este gas que es difícilmente detectable dado que no huele, no se ve, no sabe a nada y no irrita (no hace toser).

 

Las pústulas de Víktor Yuschenko

V. Yuschenko antes y después de ser envenenado (ww2.yuschenko.com.ua)

 

A finales del 2004 el rostro desfigurado de Víktor Yuschenko, candidato opositor a la presidencia de Ucrania, dio la vuelta al mundo. Y es que Yuschenko constituía el primer caso descrito de envenenamiento con dioxinas TCDD por vía oral. La TCDD es una sustancia química del grupo de los organocloratos que, a parte de provocar una afección cutánea severa, conocida como cloroacné, también puede provocar cáncer, alteraciones endocrinas y cambios inmunológicos.

Toxinas. El botulismo...

El botulismo es una enfermedad causada por una neurotoxina extremadamente mortífera producida por la bacteria Clostridium botulinum, que se encuentra en los suelos y en las aguas no tratadas. Se transmite a través de heridas y, sobre todo, por ingestión de alimentos contaminados. El consumo de alimentos procesados y envasados sin las mínimas garantías higiénicas favorece la reproducción de la bacteria y, de rebote, de la toxina botulínica. Los primeros síntomas empiezan a manifestarse unas 36 horas tras la infección y la muerte sobreviene como consecuencia de una parálisis por relajación de los músculos respiratorios.

... y el Tétanos

La toxina tetánica, producida por la bacteria Clostridium tetanii, causante de la enfermedad del Tétanos, hace exactamente lo contrario que la toxina botulínica: produce espasmos y tensión muscular de tal manera que el paciente puede llegar a quedar totalmente rígido, como muestra este cuadro de Bell de un soldado afectado por el Tétanos.

Retrato de un soldado que padece la enfermedad del Tetanos, Charles Bell, c. 1821

Venenos de serpientes...

Hemos hablado bastante de los venenos de tipo químico o, si lo preferís, inorgánico (el arsénico, el cianuro de hidrógeno...), pero a menudo cuando se habla de venenos lo que nos viene a la cabeza son serpientes, arañas, escorpiones y otros bichos por el estilo.

Los venenos de las serpientes son mezclas complejas de proteínas y polipéptidos que los expertos clasifican según su mecanismo de acción:

  • Proteolíticos: actúan sobre las proteínas presentes en las células del hombre destruyéndolas de forma casi inmediata.
  • Neurotóxicos: actúan sobre los neuroreceptores, de forma que interfieren y degradan las funciones propias del sistema nervioso.
  • Hemolíticos: destruyen los glóbulos rojos.
  • Coagulantes: alteran la coagulación normal de la sangre, bien sea provocando una excesiva liquidez o bien produciendo el efecto contrario.

Cuando se sufre un mordisco de cobra, por ejemplo, ¿qué pasa a nivel molecular? Pues pasa que el veneno de la cobra contiene una serie de sustancias que, por un lado, se encargan de destruir las membranas de las células de forma que el veneno puede penetrar más fácilmente y, por otro, contiene un compuesto conocido como bungarotoxina que se une al receptor de la acetilcolina, un neurotransmisor que comunica las neuronas con los músculos. La bungarotoxina impide que la acetilcolina se una a su receptor, de forma que la comunicación de los nervios con los músculos queda interrumpida. El resultado de esta combinación fatal es una parálisis muscular con parada respiratoria y muerte.

Víbora catalana (imagen: Generalitat de Catalunya) En Catalunya, la única serpiente venenosa a la que debemos temer es al “escurçó” (víbora), que vive en lugares secos y rocosos, generalmente cerca del agua. El veneno del “escurçó”, a diferencia del de la cobra, es fundamentalmente hemolítico y coagulante. El resto de serpientes que habitan en nuestras comarcas, a parte de la bastarda o de Montpellier, son inofensivas.

 

... escorpiones

Escorpión, por Oriol Massana

El veneno de los escorpiones, por su parte, contiene unas 80 proteínas de bajo peso molecular, algunas de las cuales pueden bloquear canales de potasio eléctricamente excitables, mecanismos que las células usan para comunicarse. Estas proteínas son tan pequeñas que pueden viajar por el torrente sanguíneo a una gran velocidad y, por lo tanto, llegan rápidamente a los lugares dónde ejercen su acción. El mecanismo del envenenamiento por picada de escorpión consiste, en primer lugar, en una acción local y, posteriormente, en una acción neurotóxica sobre los centros nerviosos del hipotálamo. En la península Ibérica existen dos variedades de escorpiones (Euscorpios italicus y Buthus occitanus), consideradas de las menos venenosas. El veneno de la primera variedad contiene hialuronidasa y produce un efecto parecido al de una picada de abeja, mientras que el veneno de la segunda variedad es neurotóxico.

... y arañas

ArañaY de las arañas, ¿qué se sabe? El veneno de la viuda negra, una araña archiconocida por el hecho de que la hembra devora al macho tras la cópula, contiene una serie de toxinas que incrementan de forma indiscriminada la salida de los neurotransmisores de las vesículas, lo cual altera los mecanismos normales de comunicación entre las neuronas y los músculos. Afortunadamente, el veneno de esta araña es menos peligroso de lo que su nombre podría sugerir. La mortalidad por mordisco de viuda negra es inferior al 4%. Otra amiga de ocho patas muy famosa es la tarántula. En contra de lo que se podría pensar, el mordisco de tarántula no es grave, pese a que algunas especies de tarántula liberan pelos urticantes de su abdomen que pueden llegar a ser muy molestos.